| 5 MINUTOS

Aprende a correr con la metodología Agile

Escrito por Oscar Sánchez Martinez
Business Expert @ Verisure Securitas Direct
Linkedin

work-team

Vamos camino de hacer 20 años desde que se creó el Manifiesto Agile, resultado de la unión de varios directivos y expertos del mundo del Software para compartir experiencias y nuevas maneras de hacer las cosas y así evolucionar su manera tradicional del desarrollo del Software. 

Actualmente alrededor del 71% de las compañías mundiales, según PMI y sin entrar en su detalle y en sus 12 principios, me gustaría destacar el apartado de cercanía con el cliente y el de equipos colaborativos.

Vivimos con la obligación de reinventarnos cada día, buscamos reducir los errores y obtener un retorno lo antes posible.

Vivimos con la obligación de reinventarnos cada día, buscamos reducir los errores y obtener un retorno lo antes posible. Si estas en esta situación, la metodología Agile puede ayudarte. 

He podido vivir de cerca esta metodología. Es positiva, sin embargo, resaltaría estos dos puntos:

  • Creación de Objetivos de negocio compartidos con los equipos de Tecnología desde el inicio.  
  • Generación de Feature y Roadmap compartidas que nos ayuda a mostrar y entender el fin, lo que queremos conseguir.  

Así conseguimos que cada entrega sea un trabajo compartido de mayor valor con menor nivel de incertidumbre. 

Una de las cosas que nos trae la aplicación de esta metodología es tener una mejor planificación, tanto económica como de los desarrollos y sus timing. Se consigue un aprendizaje continuo permitiendo responder de una manera rápida y flexible a nuestros cambios de negocio a través de los sprint de desarrollo que suelen durar unas 2 semanas de desarrollo, dependiendo de la madurez de los equipos implicados.  

Logramos conseguir un entorno colaborativo real donde se aprende a medida que se avanza en los procesos y donde colaboran todos los equipos de tecnología y negocio. A nivel de equipo, es un cambio grande, porque se aumenta el compromiso en el equipo, porque tienen mayor autonomía, hacen suyo el producto y se comparte todo el conocimiento. Todos los integrantes aprenden y están enfocados en el mismo objetivo. Y además el concepto del jefe desaparece, todos son iguales en el equipo, por lo que ante una problemática debe surgir una solución consensuada, este ambiente colaborativo estimula el pensamiento, ya que no se cuestión el quién sino el qué y cómo, todo se puede cambiar, si el equipo así lo estima. Al no haber límites las propuestas son más creativas y al ver que tus ideas son finalmente desarrolladas, el nivel de motivación aumenta.  Que bien suena todo, solo un pero, antes de la transformación, analiza bien tus perfiles. 

Todo esto es un cambio, ya que anteriormente trabajábamos con modelos poco flexibles y casi de llave en mano: Pedías, se elegían un fabricante o un proveedor y al cabo del tiempo te convocaban para mostrarte lo conseguido, que en muchas ocasiones no cubría necesidades ni parte de las expectativas. El seguimiento y las revisiones periódicas, evitan esto al ver la nueva funcionalidad o aporte de valor, nos deja reconducir el camino ante cambio de estrategia o prioridades nuevas. Esto nos permite aumentar la productividad efectiva de los equipos, reducir costes y tiempos de lanzamientos de nuevos servicios, a la par que mejoras la experiencia del cliente, ya que puedes recoger feedback desde el momento 0 y usarlo como un motor de reconducción. 

nos permite tangibilizar el producto o servicio, además de la reducción de riesgos porque te permite medir antes todos tus resultados y tomar mejores decisiones.

Nuestro cliente, el sector y el mercado exigen cambios que al llevarlos a nuevos requerimientos se convertían en algo costoso o incluso imposible de hacerlo, quedaba esperar para poder cambiarlo y en extremo, cancelar el proyecto. Ahora con la introducción del PMV, el producto mínimo viable nos permite ver la realidad antes, si con menos valor, pero real, las ideas que tenemos y esto nos permite tangibilizar el producto o servicio, además de la reducción de riesgos porque te permite medir antes todos tus resultados y tomar mejores decisiones. 

La gran velocidad a la que se producen todos los cambios culturales, de clientes, empresariales hacen que esta metodología Agile sea exitosa. Te proporciona velocidad y flexibilidad, esa capacidad para adaptarse a la necesidad nueva en cada momento. 

En nuestro sector del Contact Center donde nos obliga estar en el Real Time con entornos complejos con mucha incertidumbre esta metodología puede ser un salvavidas para ir desarrollando de forma incremental el valor de las iniciativas, incluso de tus propios procesos internos. 

¿En tu equipo usáis esta metodología? 

Sigue todas las novedades en el área de Customer Experience. ¡Suscríbete ahora al CX Blog!